lunes, 18 de junio de 2012

Interacción entre vitamina K y anticoagulantes de uso extendido. Alimentos a evitar en grandes cantidades




A pocas personas les sonará el acenocumarol, pero en cambio a muchas personas les sonará su nombre comercial: Sintrom®

El acenocumarol es un derivado de la cumarina que forma parte del grupo de compuestos denominados anticoagulantes. Un anticoagulante disminuye la capacidad de la sangre de coagularse, por lo tanto ayudan a evitar la formación de coágulos en la sangre. Para el poco familiarizado con el término, un coágulo es un tapón sanguíneo, producido por moléculas presentes en la sangre que se insolubilizan formando un gel en primera instancia y un sólido finalmente.

Un coágulo es pues una barrera física de fibrina contra la pérdida de sangre por rotura de los vasos sanguíneos, pero este mecanismo fisiológico como casi todos, se puede volver contra nosotros en determinadas circunstancias donde no hay una respuesta adecuada o factores externos provocan una disfunción del sistema de coagulación.

Uno de esos fenómenos es la trombosis: Un coágulo que ha bloqueado el propio vaso sanguíneo. Es una situación grave, producida por factores endógenos codificados en nuestros genes lo que nos predispondría a sufrirlo, unido a factores externos. Entre los factores externos que ayudan a que esto ocurra destaca el consumo de tabaco, una dieta hipergrasa, sedentarismo o ya más rebuscado, envenenamiento por arsénico.

Trombo (Fuente ADAM)






Antes he hablado de factores endógenos, son características inherentes al individuo y heredadas, y no se pueden eliminar. Se llaman factores primarios. En el otro bando, tenemos factores secundarios, producidos por nuestra conducta y medio ambiente.

Entre los factores primarios de trombo, encontramos defectos en el sistema vascular a nivel tisular, control de velocidad de flujo sanguíneo o fallos bioquímicos del complejo sistema de coagulación, por ejemplo falta de proteína C anticoagulante o resistencia a ella.

Identificado el problema – el trombo- la industria farmacéutica comenzó una carrera de investigación para desarrollar un antitrombótico, o anticoagulante. La investigación todavía continúa, pero en el mercado global existe ahora el Sintrom®, recetado ampliamente por todo el mundo para enfermedades no sólo de índole protrombótica.




La sensibilidad de los pacientes al acenocumarol varía, de hecho es uno de los medicamentos con una ventana terapéutica más pequeña. Esto quiere decir que la línea que separa la medicación excesiva de la cantidad correcta es fina y muy variable a factores externos.

Uno de los factores externos que más dudas produce y a la vez uno de los más importantes es la recomendación de no consumir cantidades grandes de ciertos alimentos. ¿Por qué esta afirmación?
Leyendo el prospecto del Sintrom® en especial , y de otros derivados de la cumarina y warfarina:
“La vitamina K, es capaz de contrarrestar -generalmente a las 3-5 horas- la inhibición causada por Sintrom de la y-carboxilación hepática de los factores de coagulación que dependen de la vitamina K.”

Para llegar a entender el porqué de esta afirmación es importante introducir lo que conocemos comúnmente como vitamina K.

La vitamina K fue descubierta en 1929 por el científico danés Henrik Dam, y se la conoce como vitamina antihemorrágica, debido a que interviene en la formación de moléculas involucradas en la coagulación. Se la conoce como liposoluble lo que significa que se encontrará en la fracción grasa de los alimentos.

Dentro de la vitamina K existen dos variantes naturales y una artificial. Dentro de las naturales, la K1 también llamada filoquinona se encuentra en vegetales de hoja oscura, hígado y cereales entre otros. La vitamina K2, menaquinona, es producida por las bacterias intestinales inocuas del organismo, las llamadas comensales. La vitamina K3, la menadiona, es de origen artificial y se suplementa en casos de déficit de vitamina K.

La vitamina K tiene dos funciones primordiales en el organismo:
  • La primera es su intervención en el metabolismo óseo. Es un factor para la maduración de la osteocalcina (BGP) una proteína pequeña producida por los osteoblastos, células que favorecen el crecimiento óseo.
  •  La segunda y más conocida, y la relacionada con el tema que nos atañe, es su factor pro-coagulante, al modificar varias proteínas de la llamada cascada de coagulación provocando su activación.

Las acciones fisiológicas tienen su explicación molecular en que las proteínas diana de la acción de la vitamina K tienen en su estructura moléculas de glutamato susceptibles de ser modificados. Estas moléculas se denominan Gla. La vitamina K modifica las proteínas Gla añadiendo a algunos glutamatos el grupo –COOH (carboxilo). Esta simple acción activa la proteína posibilitando su acción en las vías que procedan como el metabolismo óseo y la coagulación.

La vitamina K, tras efectuar la adición del grupo carboxilo, se renueva con la acción de la enzima epóxido reductasa, quedando otra vez lista para la acción de carboxilación.

Ahora bien, el acenocumarol (derivado de la cumarina) y otras moléculas de acción semejante como la warfarina, son antagonistas de la vitamina K, y viceversa. Eso quiere decir que en el organismo, la acción de una debilita la acción de la otra y al revés.

Estos fármacos bloquean la acción de la epóxido reductasa, no permitiendo una renovación de la vitamina K para futuras carboxilaciones. Se trata de un bloqueo temporal reversible, por eso la medicación debe renovarse cada cierto tiempo. Pero si se consumen alimentos con alto contenido en vitamina K, y se sobrepasan ampliamente la CDR (Cantidad Diaria Recomendada) de 120mg/día en hombres adultos y 90 mg/día mujeres adultas, la eficacia de los fármacos tales como el Sintrom® bajará.

Existen otros muchos factores por los cuales el Sintrom® y derivados no ejerce el efecto deseado a las cantidades normales, pero una de las más comunes y de obligatoria comunicación del médico al paciente, es evitar el consumo alto de estos tipos de alimentos.

A continuación se deja un enlace que lleva a una clasificación de los alimentos según su contendio en vitamina K. esta tabla originalmente es de Bristol Myers Squibb, y ha sido traducida por la Doctora A. Palés Argullós.

http://www.tromboembolismo.com/doc/Alimentos_contenido_vitaminak.pdf

Artículo escrito por: Alejandro Ciriano Cervantes

No hay comentarios:

Publicar un comentario