martes, 31 de julio de 2012

La barriga cervecera: El mito puesto en evidencia


Este término es tan nuestro como la tortilla, lo escuchamos continuamente y más especialmente en estos meses de verano ,cuando no tenemos capas de ropa para ocultar esos kilos de más.
Pues bien, se trata de un término harto malinterpretado y cuyo significado se ha pervertido al pasar a formar parte del lenguaje común. La barriga cervecera describe la figura nada deseable que conlleva un estilo resumido por el tandem poco ejercicio + mala alimentación.

Ha existido durante años en nuestro país la imagen del hombre de oronda barriga con su cerveza en la mano, no hay mejor ejemplo que el logo de una de las grandes cervezas patrias, Cruzcampo. A menudo esta imagen nos ha llevado a asociar el volumen abdominal con la cerveza.

Podemos imaginarnos al barriga cervecera original como un individuo gordo, con su camisa de tirantes sucia, sentado frente al televisor la mayor parte del día viendo películas de Steven Seagal o la competición deportiva de turno mientras ingiere sin parar snacks, aceitunas, comidas ricas en grasas bañadas en salsas, todo ello regado con grandes cantidades de refrescos y alcohol.



¿Es la cerveza la culpable de la figura fofa y repulsiva de nuestro Homo Cerveceris
Os adelanto la respuesta: NOLos estudios han demostrado no sólo que consumir a diario cerveza no conlleva sobrepeso y mala salud sino que consumir cerveza con moderación aporta grandes beneficios.

Para demostraros esto, empezaremos repasando brevemente la historia de la cerveza así como su composición, para destacar cosas que a menudo no apreciamos al encontrarnos con este dorado conocido, causa y solución de muchos problemas.


BREVE RESEÑA HISTÓRICA

Los orígenes de la cerveza se remontan al 6000-10000 a.C en la región del actual Irán, cuna de la civilización y de la agricultura. Estas “cervezas primigenias” se obtenían por fermentación natural de los cultivos almacenados en malas condiciones .
El cereal se “pudría” en presencia de agua y obtenían bebidas alcohólicas rudimentarias, más densas que la actual cerveza y cuyos sabores, aromas, colores, etc variaban mucho debido a lo descontrolado de la fermentación.

Más tarde, al ser tan fácil y barata de producir, la cerveza se convirtió en una de las mercancías más importantes, siendo producida cuasi exclusivamente por los monjes.

Con el tiempo nacieron en el norte de Europa los gremios de cerveceros, dónde mediante la investigación y la experimentación se trataba de desarrollar cervezas únicas y de calidad.

En 1516 la Reinheitsgebot (Ley de pureza) limitaba la lista de ingredientes de la cerveza a:

Agua

Malta de cebada

Lúpulo

Y estos siguen siendo los ingredientes de la cerveza de hoy en día: agua, cereales y una hoja. Así pues por sus materiales de partida no parece un alimento especialmente “engordante”, ¿verdad?



CERVEZA EN LA SOCIEDAD ESPAÑOLA CONTEMPORÁNEA

Hoy en día la cerveza forma parte indiscutible de nuestra dieta, con un consumo nacional medio de cerveza que asciende a 33 mL/persona/día aproximadamente. 

Según datos obtenidos del ministerio de agricultura alimentación y medio ambiente, cúando mayor cantidad se consume es en verano, período en que paradójicamente nos preocupa más nuestra figura. ¿Cómo puede ser que cuando más nos preocupa nuestro porte, más consumamos a quién consideramos culpable de arruinar nuestros esfuerzos por conseguir el tipazo deseado?
Muy sencillo, porque es durante los meses de verano cuando más tiempo y dinero dedicamos al ocio: Terracitas, fiestas populares, viajes turísticos, reuniones familiares, etc Y si nos lo estamos pasando bien, ¿porqué no aumentar el placer y bienestar con comida sabrosa, aperitivos y alcohol? 
¿Cómo explicar el veranear en la costa sin su aperitivo, sin sus banderillas, aceitunas, patatas fritas, choricito...y su cervecita?
Ahí tenemos a los culpables señores y señoras, sí CULPABLES y no culpable: alimentos ricos en energía.

Del aperitivo clásico mencionado el alimento más “light” es la cerveza y ¿es a quién señalamos buscando un culpable de no parecernos a Irina Shayk o Hugh Jackman?

Además el mayor consumo de cerveza no se da en bares y restaurantes, sino en casa, lo que demuestra que la “barriga cervecera” se debe a nuestros hábitos alimenticios en general y no sólo a la cerveza.

¿SABÍAS QUÉ?

  • El consumo de cerveza es mayor en Andalucía y Levante con 55 y 46 mL/persona/día respectivamente
  • Descontando los menores de edad, cada español consume de media una caña al día
  • Los jóvenes son los que más cerveza consumen y los que menos los integrantes de la tercera edad
  • Además el mayor consumo de cerveza no se da en bares y restaurantes, sino en casa, lo que demuestra que la “barriga cervecera” se debe a nuestros hábitos alimenticios en general y no sólo a la cerveza.

NUTRICIÓN

Antes de seguir leyendo, pensad que creeís que aporta la cerveza, obviando el alcohol. ¿Que aporta más calorías un vaso de vino tinto o de cerveza?¿Uno de Coca-cola o de cerveza?
Pues de los tres, la cerveza es la bebida más “light”, dado que aporta sólo 42,40 Kcal por 100mL, las cúales provienen de alcohol, hidratos de carbono y proteínas (en orden de mayor a menor aporte energético siendo el aporte de grasas nulo). Además aporta minerales como Calcio, Yodo, Magnesio, Potasio, etc junto a una amplia variedad de vitaminas, principalmente del grupo B.

Caben destacar los siguientes aspectos nutricionales:
  • Magnífica fuente de ácido fólico(B9), vitamina muy importante en las mujeres antes y durante el embarazo, previene la malformación fetal conocida como espina bífida. La cerveza puede ayudar a prevenir carencias en esta vitamina antes del embarazo, siendo recomendable recurrir a suplementación durante este, dado que la ingesta de alcohol debe moderarse o erradicarse durante la gestación.
  • Baja graduación alcohólica, lo que incide en un moderado aporte calórico, recordemos que el alcohol aporta 7kcal /gramo.
  • Buen aporte de minerales entre los que caben destacar Yodo, Potasio y un buen aporte de Calcio y Magnesio, los dos últimos siendo minerales cuyo aporte es necesario para prevenir la aparición de la tan temida osteoporosis.
Es por tanto un alimento que por su bajo aporte energético, ingredientes y formas de consumo puede formar parte de una dieta mediterránea sana y equilibrada, basada en el consumo de diversos tipos de cereales y derivados así como de un consumo moderado de carne, pescado, huevos, aceite y vino.



LA BARRIGA CERVECERA EN ESTUDIO

Un estudio llevado a cabo en nuestro país entre 1990 y 1998 derribó el mito de que el consumo diario de cerveza conlleve una figura digna de Hitchcock.
Este estudio, realizado sobre más de 10.000 pacientes de diversos puntos de España demostró que los consumidores abituales de cerveza ingerían más calorías que los que no bebían habitualmente,siendo la calidad de la dieta similar en ambos casos.
El estudio presentaba las siguiente conclusiones:

  • 1/3 de la población española es consumidora habitual de cerveza, aumentando su consumo con el nivel socioeconómico e instructivo.
  • Los consumidores de cerveza presentaban una ingesta más rica en folatos y B12 (la cerveza representa un buen aporte de ambos)
  • Aporta una media de 100kcal/día en varones y 60kcal/día en mujeres
  • Los hombres bebedores de cerveza consumen más embutidos, pescado,
    legumbres, grasas, dulces y café, y menos frutas; las mujeres, más embutidos, pescado, legumbres, cereales, patatas, grasas y bebidas.
Las conclusiones más impactantes fueron:
  • ¡Los consumidores de cerveza presentaban un menor IMC y menor prevalencia de obesidad!
  • ¡El consumo de cerveza se asocia a un mayor nivel de actividad física en ambos sexos!
La cerveza puede formar parte de una dieta sana y equilibrada, ayudarnos a conseguir ese estado óptimo de salud y físico deseado siempre y cuando seamos consecuentes y evitemos caer en los excesos de los snacks, chucherías y bebidas edulcoradas.
Está en nuestra mano el dejar de culpar a esta milenaria bebida de nuestra falta de control y tomando consciencia de los causantes real de nuestra ganancia ponderal, el mejorar y cumplir nuestro objetivos estético-sanitarios llevando una dieta rica y sabrosa.

A vuestra salud!




Artículo escrito por/ article written by: Jorge Luis Marraud Pascual

Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario