miércoles, 22 de agosto de 2012

Descubre 7 alimentos que mejorarán radicalmente tu salud

Todos sabemos que llevar una alimentación y un estilo de vida saludable trae incontables beneficios para la salud y evitan o contienen muchas de las enfermedades más graves de la sociedad industrializada. Hoy os traigo 7 alimentos que pueden reducir o mitigar muchas de las dolencias que empiezan a surgir con la edad:

1. Leche
Es quizá uno de los alimentos más importantes y completos que pueden incluirse en una dieta equilibrada. Su beneficio más importante es de carácter general ya que por su contenido proporcionado tanto de vitaminas como de minerales ayudan a prevenir estados carenciales y por tanto optimizan el funcionamiento del cuerpo. Particularmente como siempre se ha dicho, es la mejor fuente de calcio que podemos encontrar, y ello previene la osteoporosis (huesos frágiles) y por tanto la aparición de fracturas.
Se recomienda tomar dos vasos de leche al día, siendo uno de ellos sustituible por un yogur.




2. Tomate



El tomate es un fruto (aunque tradicionalmente se le ha clasificado como hortaliza) y como tal tiene un elevado contenido en agua lo que le hace muy recomendable para los meses de calor y un contenido significativo de vitamina C. Además contiene una cantidad muy reducida de calorías (Kcal) con lo que podemos tomarlo sin preocuparnos de la cantidad y nos ayuda a mantener un peso adecuado evitando las enfermedades asociadas a la obesidad. Lo que hace particularmente bueno al tomate es su alto contenido en licopeno, un componente que da color al tomate y que además posee unas propiedades anticancerígenas muy potentes. No puede decirse que el tomate evite el cáncer pero en muchos casos retrasará o impedirá su aparición.
Un consumo de 3 o más tomates a la semana marcará la diferencia.





3. Pescado
Como ya sabemos el pescado es un alimento esencialmente proteico, que aporta muchas proteínas y muy buenas a nuestra dieta. Además su contenido en calorías es también bajo (aunque no tanto como el tomate) y contiene vitaminas del grupo B, A y D. Los peces son muy ricos en ácidos grasos poliinsaturados y ntre ellos se encuentran destacados los ácidos grasos omega-3, que han demostrado un efecto cardioprotector previniendo o retrasando las enfermedades del corazón y las asociadas al colesterol, ya que su consumo permite una reducción del colesterol LDL (el conocido como colesterol "malo"). Por tanto el consumo de pescado ayuda a prevenir desde infartos a ictus cerebrales.
El consumo de pescado 3 o 4 veces por semana es adecuado, incluyendo pescado azul (el tipo de pescado con más grasa) una vez a la semana.



4. Pan integral
La base de la pirámide alimentaria está formada por los carbohidratos de absorción lenta, es decir, los grupos de cereales, legumbres y patatas. Estos grupos de alimentos proporcionan la fuente energética más demandada por el cuerpo, los hidratos de carbono que mantienen el funcionamiento normal del metabolismo.
El pan integral es igual que el pan normal al que no se le ha quitado la cáscara del trigo al molerlo, esto hace que tenga un mayor contenido en fibra (además de algunas proteínas y vitamina B1 que se encuentra en la cáscara) que no podemos digerir. La fibra tiene la función de alimentar la flora intestinal que produce muchos compuestos beneficiosos para el cuerpo y además acelera la expulsión de alimentos digeridos previniendo reacciones extrañas en el intestino grueso.
Todo ello ha demostrado una disminución de la incidencia (la frecuencia con la que se dan enfermedades en una población) de cáncer de colon (intestino grueso), diverticulosis y diverticulitis (inflamación dolorosa del intestino) así como evitar el famoso y molesto estreñimiento que afecta a muchas personas.
Es recomendable el consumo de pan integral a diario.



5. Aceite de oliva virgen
Es un aceite que se extrae directamente por prensado de las olivas, recogiéndose directamente el aceite que se encuentra en el fruto de forma natural sin sufrir ningún tratamiento agresivo. El aceite está compuesto por grasa en su totalidad, ello hace que tenga un elevado contenido de calorías (900kcal en 100g, aproximadamente 120ml de aceite) y su consumo haya de estar controlado. Por otro lado el consumo de aceite de oliva crudo conlleva muchos beneficios, tiene un buen perfil de ácidos grasos (es decir, están en la proporción óptima), contiene vitamina E y A que tienen un efecto antioxidante previniendo el envejecimiento celular y alta cantidad de compuestos como los fitosteroles que reducen la absorción del colesterol. De este modo ayuda a rebajar el colesterol en sangre y previene sus enfermedades asociadas así como otros muchos beneficios.
Un consumo moderado (de 5-10g osea, dos o tres cucharadas) de aceite de oliva virgen sin cocinar al día mejora y previene estas enfermedades.



6. Agua
Sí señores, el agua es un alimento y un nutriente por si mismo ya que es necesario para la vida, forma parte de todos nuestros tejidos y necesitamos ingerirlo. No es que el hecho de beber agua mejore nuestra salud, sino que un aporte hídrico correcto ayuda a mantener las funciones fisiológicas (o corporales) en su óptimo funcionamiento. Una alta ingesta diaria de agua ha demostrado ser beneficiosa para la salud en los estudios de poblaciones longevas como Okinawa (la población más longeva del mundo). Se estima que lo adecuado es beber 2L de agua al día, un margen que supera nuestras necesidades mínimas (que necesitamos para sobrevivir) que se estiman alrededor de 1L de agua al día pero que sin duda alguna optimiza el funcionamiento del cuerpo.



7. Alimentos frescos
El sexto alimento no es uno solo, son todos en general. Con la fabricación industrial de los alimentos se pierden en muchos casos propiedades nutritivas como vitaminas y otros compuestos sensibles a los tratamientos que sufren los alimentos en su producción. Todo ello indica que los alimentos frescos mantienen el 100% de sus propiedades intactas y por ello su beneficio en la salud es mayor, y al no estar cocinados, no llevan sal o grasa añadida lo que los hace recomendables para mantener un peso adecuado.
En general cuanto menos procesado está un alimento, mejor es hablando sobretodo de alimentos que pueden consumirse frescos (no así por ejemplo las legumbres, el huevo o la carne que han de cocinarse).


¿Crees que hay algún alimento más que deba estar en la lista? No dudes en ponerlo en los comentarios.



Artículo escrito por: Jesús Miguel Rodríguez Castaño

5 comentarios:

  1. Afortunadamente ya consumo esos 7 alimentos jeje. Aunque la leche de vaca la estoy sustituyendo por la leche de soja, me sienta mejor por alguna razón.

    ResponderEliminar
  2. Eso es bueno Ana, ya estás cuidando tu salud :)

    ResponderEliminar
  3. sin entrar en cuestiones de alergias y/o intolerancias, ¿qué opinas sobre todas esas opiniones TAN en contra del consumo de leche de vaca?. Muchos dicen que su consumo no está justificado y que somos el único mamífero que consume leche tras la lactancia. A veces me dan ganas de decirles a esas personas que tampoco la manzana (y digo manzana como si digo pera, espaguetis o gamba blanca de Huelva) es esencial para el organismo y sin embargo la tomamos porque bien nos gusta o porque nos reporta beneficios... pues con la leche lo mismo! Dime tu opinión porfi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues explícales que es como ser omnívoro, contar con más fuentes de alimento es una ventaja evolutiva, si podemos beber leche tenemos más cosas de las que alimentarnos y por tanto aumenta nuestra supervivencia. Lo que comentas es una bola muy extendida que la gente se cree sin fundamento, son incapaces de dar muchos más argumentos que ese. Si alguien vuelve a decírtelo dile que se ponga a pastar con las ovejas para parecerse más a los animales jejeje. Tenemos un artículo pendiente sobre este tema que verá la luz en unas semanas. Te mantendré informado al respecto.

      Un saludo

      Eliminar
    2. Gracias por la respuesta, espero el post!
      Les diré que como sigan suprimiendo alimentos de su dieta se van a quedar con el intestino delgado lisito lisito!

      Eliminar