viernes, 28 de septiembre de 2012

Información y desinformación nutricional (Parte 3)

Continuamos con la tercera entrega de dudas rápidas sobre el mundo de la alimentación, En esta entrega hay menos preguntas, pero son muy interesantes.

1.- ¿Qué es la taurina? Me han dicho que es semen de toro.    NO

La taurina se llama así porque fue aislada por primera vez en la bilis del toro. Se comenta asimismo que es un aminoácido. Tampoco lo es, porque no cumple la premisa de tener un grupo carboxilo (-COOH), imprescindible para ser un aminoácido.
La taurina es un ácido orgánico, presente en muchos seres vivos, incluidos los humanos. Esto indica que está presente en todos los fluidos biológicos incluido el semen, pero se fabrica a gran escala en laboratorios industriales.
La taurina es uno de los ingredientes de las bebidas energéticas de amplia difusión en el mercado internacional, como Red Bull, Burn y Monster, todas marcas registradas.
Estudios validados le dan a la taurina efectos positivos en resistencia física, en inmunidad celular y en protección cardiovascular. Es una sustancia aún no plenamente estudiada y con una potencialidad grande de usos.
La taurina en las bebidas energéticas funcionan a la vez que la cafeína y la glucuronolactona en el organismo, y ha habido tanto estudios que lo avalan como prohibiciones en algunos países. Es un tema que trataremos en nuestro blog.

2.- ¿El pescado tiene mercurio?  

El pescado contiene mercurio orgánico. ¿Es tan importante que sea orgánico? Sí que lo es, porque es esta variante del mercurio la más contaminante, por su propiedad de bioacumulación y biomagnificación. Estas propiedades significan que habrá más mercurio orgánico en el cuerpo de las especies depredadoras con mayor jerarquía en los ecosistemas. Es decir, tú.
Este es un caso claro de "recoger lo que siembras". Los océanos, al estar más contaminados cada día que pasa, son reservas de compuestos químicos tóxicos, pero al mismo tiempo el hombre necesita sacar alimento de ellos.

No todos los peces tienen tanta capacidad de acumular mercurio. Cuanta más grasa tenga el pez, más mercurio orgánico puede acumular. El pez espada, el tiburón y el atún son de los que más mercurio tienen.
Cuanta más edad tenga el pez, mayor será también su contenido en tóxicos. 
Esto es paradójico, cuanta más grasa omega-3 tenga el pescado, más sano es, ¡pero a la vez más mercurio orgánico acumula! Actualmente los laboratorios están investigando cómo afecta el mercurio a la calidad nutricional de las grasas de los pescados. Es un tema apasionante y muy abierto a distintas interpretaciones.
El mercurio es un compuesto químico altamente reactivo en el cuerpo, y se han visto efectos nerviosos, dérmicos, renales y digestivos graves a causa de él. También atraviesa la barrera placentaria, afectando al no-nato.

Acabamos con una mala noticia: El mercurio no se puede eliminar del cuerpo totalmente por sus características químicas, por lo que se va a ir acumulando a lo largo de tu vida en el cuerpo.

 
3.- ¿El sabor amargo tiene alguna utilidad?  

Se podría hacer un estudio a gran escala sobre si gusta o disgusta el sabor amargo, y la respuesta mayoritaria sería no. (No digo el 100%, porque de todo hay)
No se preparan comidas de sabor amargo porque no triunfan, y el amargor enseguida se quita de los alimentos naturales, de las plantas sobre todo. Y es curioso ver las reacciones de los bebés al sabor amargo. Los sentidos de los bebés no han sido "educados" todavía por la sociedad, por lo que todavía no discrimina objetos ni sensaciones con criterio social, pero al probar algo amargo, se ponen a llorar y su cara adquiere una mueca grotesca de asco.
Entonces, ¿para qué sirve? 
Los alimentos amargos son así porque tienen en su composición sustancias químicas con esa propiedad. Tales sustancias se pueden quitar con diversos tratamientos, como calor o remojo.
Pero antes no existían tales tratamientos, durante la era de los primeros humanos. Entonces se estaba a merced de los alimentos que se pudieran conseguir. El pensamiento racional y empírico humano enseguida comprendió por la experiencia que los frutos amargos eran venenosos y producían molestias más o menos graves, como saben los primates.
De hecho, nuestro umbral de sabor amargo es el más bajo de los sabores primarios, para que se deje de comer inmediatamente ese alimento para evitar una intoxicación alimentaria.
Un ejemplo para ilustrar, la almendra amarga, de nombre científico Prunus Amara, contiene amigdalina. Al mezclar en la boca la almendra amarga con la saliva, se genera glucosa, benzaldehído (el que da el sabor amargo) y ácido cianhídrico, precursor del cianuro, uno de los venenos más potentes que existen.

Amanita phalloides
Mortalmente tóxica
Amarga


4.- ¿Podemos comer plantas crudas y obtener energía?      SÍ, pero...

Esta pregunta no puede contestarse en pocas palabras, pero es muy interesante. Si obviamos la fruta madura que puede comerse cruda, ¿todo lo verde que vemos a nuestro alrededor es comestible? Nadie te va a evitar comer cuanta planta te encuentres, pero aparte de que puedes tener una mala experiencia por las toxinas naturales que ingieras, tu cuerpo no va a saber qué hacer con la planta. Y me explico.
El sistema digestivo humano consta de ácidos y enzimas con una actividad de rotura química muy potente, pero no es infalible. Hay estructuras que ni se inmutan cuando el ácido clorhídrico estomacal y la amilasa pancreática le atacan, por ejemplo. La más importante es la celulosa.

La celulosa es un polímero vegetal formado de glucosas. Si está formada de glucosa, debería poder romperse. Pero es que están unidas por unos enlaces de un tipo especial llamados Beta 1,4 Glucosídicos. Este enlace no puede ser roto por el organismo humano enzimáticamente, por lo tanto no podemos usar la glucosa. Pero no está todo perdido, en primer lugar porque la celulosa forma parte de la fibra dietética, un tipo especial de hidrato de carbono indispensable en la dieta sana. Y en segundo lugar la flora bacteriana sí puede usar la celulosa para alimentarse, previniendo enfermedades infecciosas.

Ahora bien, las plantas comestibles, para aprovechar su energía hay que tratarlas, en cocción, fritura, etc... Un ser humano comiendo sólo plantas crudas e indigeribles (La fruta es digerible), no puede sostener un metabolismo activo.

Artículo escrito por : Alejandro Ciriano Cervantes.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario