domingo, 23 de septiembre de 2012

Los refrescos, las calorías invisibles

Hace un tiempo nuestro compañero Alejandro nos hablaba de los efectos que la Cocacola causa en nuestro cuerpo, en este artículo vamos a generalizar un poco hablando en el efecto de los refrescos en general y de cómo afectan a nuestra salud a largo plazo.

Al hablar de refrescos de forma global debemos fijarnos en lo que tienen en común todos ellos, el azúcar. Cualquier refresco que se precie tiene una cantidad muy significativa de alrededor del 10% de azúcar, esto puede parecer poco en un principio pero hemos de tener en cuenta la cantidad de refresco que tomamos cada vez: si por ejemplo tomamos una lata de un refresco al azar de 33cl con 10g de azúcar cada 100ml (es decir con 33g de azúcar) estamos tomando el mismo azúcar que hay en 8 azucarillos sólo con una lata. Os he puesto una tabla con el contenido de azúcar de los principales refrescos que podemos encontrar en el mercado:
Refresco
Azúcar (gramos/ 100ml)
Coca-cola
10,6
Pepsi
10,4
Fanta
12,9
Kas
8,6
Nestea
7,6
Lipton ice tea
9
Aquarius
7,9
Powerade
12

¿Y porqué se dice que el azúcar es malo?
En realidad no es que el azúcar sea malo, es malo tomalo en gran cantidad y los refrescos son un claro ejemplo de ello. Podemos comprobarlo desde varios puntos de vista:

- Energía: El azúcar contiene energía y como cualquier otro hidrato de carbono contiene 4Kcal/ gramo. Volviendo a nuestro ejemplo de la lata de refresco de 33g de azúcar si multiplicamos los gramos de azúcar por sus calorías nos da 33gx4kcal= 132kcal en una lata. Teniendo en cuenta que nuestras necesidades de calorías al día rondan las 2200Kcal al día no parece mucho, de hecho es un 6%, pero es un 6% de energía extra porque hay que tener en cuenta que esta energía va acompañando a una comida, es decir, son calorías extra.

Activa la síntesis de grasa: Como contábamos en el primer artículo el azúcar produce que aumente la insulina en sangre. Uno de los efectos de esta hormona es el de activar la síntesis de grasas ya que el cuerpo entiende que al haber mucho azúcar está recibiendo mucha energía que puede almacenar y por tanto la comida que se toma mientras se toma un refresco o la energía del mismo refresco tiende a convertirse en grasa más de lo habitual, es decir "engorda" más.

Refrescos light 

Los refrescos dan ganas de beber más: El refresco en sí mismo aunque es una bebida que hidrata nuestro cuerpo, lleva azúcar. Si una persona bebe medio litro de refresco en realidad está bebiendo 450ml de agua, por lo que tendrá que beber más refresco para calmar la sed. Además, el azúcar necesita estar muy disuelto en el organismo (por razones de ósmosis) y genera mayor sensación de sed, por lo que esa persona beberá más también para compensar el agua que necesita el azúcar en el cuerpo.

Es comida que no llena: Los líquidos son muy fáciles de digerir, y el azúcar pasa muy rápido del estómago al intestino, por tanto no genera sensación de saciedad aunque se esté tomando azúcar. Esto implica que si tomas un refresco, comerás lo mismo que si bebieras otra cosa, pero estás tomando energía extra.

Son calorías vacías: La mayoría de los refrescos no tienen vitaminas, minerales u otros elementos añadidos de modo que son lo que se conoce como "calorías vacías", ya que sólo aportan calorías pero nada más.
- Puede producir caries dental: Ya que los microorganismos de nuestra boca se alimentan de este azúcar y pueden producir caries.

Pero afortunadamente para los ahora tristes consumidores de refrescos no todo está perdido.
Hace unos pocos años las companías fabricantes de estos productos se dieron cuenta de que cada vez había más conciencia acerca de lo negativo que el consumo habitual de sus productos podía ocasionar. Entonces decidieron idear los productos Light, Zero o Sin azúcar. Estos refrescos sin azúcar intentan parecerse a sus homólogos azucarados y lo cierto es que la mayoría de ellos tienen un sabor prácticamente indistinguible y tienen la gran ventaja de ser casi acalóricos (es decir, que no aportan calorías). La mayoría indican que contienen unas 0,5kcal/ 100ml y esto se debe a que algunos aditivos y edulcorantes utilizados tienen energía, pero están en muy baja concentración.
Esto no solo es una ventaja para los consumidores, ya que estos refrescos Sin azúcar pueden tomarse sin preocupaciones, sino que además suelen tener el mismo precio que los refrescos azucarados aunque cueste mucho menos fabricarlos ya que son casi todo agua. Esto quiere decir que las industrias que los fabrican ganan más dinero con los refrescos sin azúcar que con los azúcarados.

El hecho
El hecho es que los refrescos fomentan la obesidad a largo plazo. Una lata por si misma no hace nada pero el consumo habitual o diario de refrescos azucarados casi pueden asegurar la obesidad a largo plazo. Una lata de cocacola al día durante mes y medio aporta las calorías para engordar casi 1Kg.

Llevándolo al extremo
En muchos países occidentales principalmente en el continente americano (USA, Argentina y otros) hay una gran cantidad de la población que prácticamente sólo bebe refrescos. Sabiendo que las necesidades diarias de líquidos de una persona rondan los 2l de agua al día podemos estimar que estas personas toman más de dos litros de refrescos a diario. Esto significa que diariamente ingieren más de 800kcal extra, además de la comida que toman y este hecho inevitablemente genera un gran problema de obesidad que afecta a nivel de salud pública ya que mucha gente lleva este estilo de vida.

El mito de las bebidas para deportistas
Las bebidas para deportistas pueden llegar a ser incluso peores. Bebidas como el RedBull, Burn o Monster contienen además de azúcar gran cantidad de cafeína que eleva la tensión arterial. 
Otras como Isostar, Powerade o Aquarius están pensadas para su consumo por deportistas que hacen ejercicio varias horas seguidas y aportan además una cantidad extra de sodio, que si bien son útiles para los deportistas al resto nos producen ganas de ir al baño e hipertensión. Las bebidas para deportistas como su propio nombre indica están pensadas para deportistas, de los que hacen deporte horas, no unos minutos.


La opinión del nutricionista: Los refrescos azucarados sin duda no son beneficiosos para la salud. En cambio los refrescos sin azúcar pueden ser una muy buena solución, sobretodo si están libres de cafeína y sodio, podemos tomarlos con tranquilidad.
Si tenéis alguna pregunta o sugerencia no dudéis en comentar.


Artículo escrito por: Jesús Miguel Rodríguez Castaño

2 comentarios:

  1. ¿Qué bebidas son entonces las más sanas? ¿Contienen los zumos industriales también esa cantidad de azúcares? ¿Y la cerveza sin alcohol? Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La bebida más sana que hay es el agua, que es 0,0 calorías e hidrata.
      Los zumos independientemente de que sean o no industriales llevan una cantidad similar o algo menor de azúcar dependiendo de la fruta que provengan, esto es así porque el azucar lo tienen las propias furtas. Lo que se suele ver en la publicidad de zumo sin azúcar añadido es porque no todo lo que compramos como zumo es realmente zumo, sino que es lo que se llama "néctar de frutas" que es una parte de zumo (normalmente el 50%) y el resto es agua con saborizantes y colorantes, en los envases indica cuál es zumo (que no lleva nada añadido) y cuál es néctar (que puede añadírsele azucar o edulcorantes).

      La cerveza sin alcohol dependerá de que marca estemos hablando ya que hay varios procesos. Lo primero hay que tener claro que el alcohol proviene de la fermentación de azúcar de malta (empleado en fabricación de cerveza). En algunas marcas se elimina el alcohol después de la fermentación y en otras se realiza una fermentación muy corta que no produce apenas alcohol pero que contiene también el azúcar no fermentado aunque en cantidades algo menores que los refrescos, habría que fijarse en la composición nutricional de cada cerveza. La ventaja es que la cerveza aporta algunos nutrientes como vitaminas que no se encuentran en los refrescos.
      En cualquier caso lo mejor es beber agua, todo lo demás con moderación siempre es bienvenido!

      Un saludo

      Eliminar