lunes, 12 de noviembre de 2012

Desnutrición infantil: Tabú en Occidente

Acostumbrados a ver imágenes y vídeos de menores desnutridos en el continente africano, y en otros lugares que sólo son noticia brevemente y de pasada en los medios de comunicación, el mundo occidental se fue creando su burbuja de riqueza y hedonismo, donde se avanzaba técnicamente a una velocidad asombrosa y socialmente se conquistaban derechos que mejoraban el bienestar.

Sin meternos en cuestiones políticas, hoy, sabemos que una ola de austeridad asola Europa y deja al descubierto situaciones realmente impropias de un mundo desarrollado. Un ejemplo es la desprotección infantil en ciertos lugares de la geografía europea frente a la desnutrición aguda y crónica.




Querido lector, siempre ha existido esa realidad paralela, pero antes no se le prestaba atención. ¿Porqué ahora? Porque cada vez más menores de edad, y niños y niñas de corta edad se unen a ese grupo maldito.
La desnutrición infantil esta rompiendo las barreras que mentalmente la limitaban a grupos marginales y extranjeros.

UNICEF calcula unos 200 millones de niños con desnutrición crónica en los países en vías de desarrollo. Esos 200 millones son un dato frío, no los puedes ver, y si los ves giras la cara. Ahora miremos en el país de España, miembro de la UE desde 1986, y con una progreso social bestial desde entonces. En España tenemos un organismo dependiente del Estado llamado el INE, Instituto Nacional de Estadística. De dicho organismo se han sacado los siguientes datos:

La tasa de riesgo de pobreza entre los jóvenes menores de 16 años en 2009 es del 23.3%, bajando respecto al 2008. Pero en 2010 sube hasta el 25.3 % y en 2011, dato provisional según la web, el dato es del 26.5%. Eso significa que uno de cada cuatro menores de 16 años es técnicamente pobre o está al borde.
Otro parámetro, que considera a los menores de 16 años en riesgo de exclusión social o exclusión social, en el marco de la estrategia Europa 2020. En este caso nuestro porcentaje del 2011 provisional es del 29.5 %.
Siguiendo con estadísticas para pinchar la burbuja, el 9.7 % de los hogares tienen serias dificultades para llegar a fin de mes.

En cuanto a la desnutrición infantil, el 25 % de los menores de 16 años está desnutrido. Uno de cada cuatro niños no llega a las necesidades nutricionales de la OMS en España. Y ahora un dato curioso y visible, el 17 % de los niños desnutridos tienen obesidad infantil.
Eso quiere decir que aunque su aspecto sea el de joven bien alimentado e incluso sobrealimentado, hay nutrientes que no ingiere y que ya le están provocando disfunciones poco visibles, que se agravarán con el tiempo si no se pone remedio.
Con un cuarto de los menores de 16 desnutridos, viene de la mano un rendimiento académico menor, que se traduce en frustraciones y abandono escolar. Asimismo en la pubertad se producen cambios en niños y niñas que requieren una ingesta equilibrada bastante alta comparada con la niñez, y si no se les da ocurre que nunca podrán alcanzar lo que se llama su potencialidad genética.

Es muy importante tener en cuenta que esto no es un ataque a España, es un toque de atención al mundo desarrollado en todo el mundo, no por ser un país industrializado tienes una población con acceso al alimento. La pobreza infantil existe, y más cerca de lo que piensas.

Los datos estadísticos se han obtenido del INE y de Europa Press.


Artículo escrito por : Alejandro Ciriano Cervantes

No hay comentarios:

Publicar un comentario