miércoles, 4 de diciembre de 2013

El nutricionista, el profesional que menos sabe de nutrición

Este artículo de opinión viene a reflejar lo que día a día vemos desde Nutrición 3.0 y es el absoluto desdén y menosprecio que sufren los conocimientos que hemos adquirido a lo largo de 3 años (y en el caso de los redactores de este blog bastantes años más) de estudio y aprendizaje sobre el comportamiento del cuerpo humano frente a los alimentos que ingerimos día a día. Lamento no incluir fotos en este artículo, pero voy a tocar un tema sensible y sin aderezos.

Primeramente quiero matizar que ni yo ni ninguno de mis compañeros nos consideramos unos gurús de la nutrición ni pretendemos crear dogmas imperativos, no lo sabemos todo, como nadie en su campo. Sin embargo sí tenemos una serie de ideas claras, la suerte de la carrera de Nutrición es que es de las pocas en las que sales sabiendo algo que realmente puedes aplicar a un nivel más que aceptable.

Por ésto vemos como día a día la gente se ríe en nuestra cara.

Os diré que, como pasa en otras profesiones como la informática o la medicina, todo el mundo opina. Todos tenemos un ordenador y nos creemos con conocimientos de rebatir a un ingeniero informático. Todos escuchamos hablar de infinidad de enfermedades y sufrimos un bombardeo mediático sobre la salud, todos  nos creemos médicos. Con la nutrición ocurre lo mismo pero es incluso peor, todos comemos, pero lo hacemos varias veces todos los días y os aseguro algo: He escuchado más comentarios absolutamente falaces, erróneos, contradictorios, (auténticas barbaridades) en materia de nutrición que veces me han consultado mi opinión al respecto. Además gran parte de las veces que me han preguntado mi opinión, mi interlocutor sólo quería oír como yo confirmaba su afirmación, no iba a cambiar su argumento si mi opinión era contraria.

Pero ésto no queda aquí, sólo acaba de empezar.

El nutricionista es un profesional de la salud con un casi nulo reconocimiento en el sistema sanitario. Tanto es así que hospitales de envergadura (de 500 camas para arriba) tienen suerte si cuentan con uno de nosotros. En el mejor de los casos cuentan con unos cuantos dietistas (diferenciar Dietista con dos años de FP cuyos conocimientos se basan en hacer dietas frente a Dietista-Nutricionista con 3 años de formación universitaria y con conocimiento profundo de los alimentos y el comportamiento del organismo frente a ellos, osea, nutrición).

Y por aquí van los tiros, ¿Quién planifica la alimentación en el sistema sanitario actual?

El primer profesional que asume las competencias de un nutricionista es el Enfermero. No quiero desprestigiar a enfermeros que con años de experiencia y estudio alcanzan un nivel técnico digno de elogio. Sin embargo sí quiero apuntar que en toda la carrera de Enfermería que actualmente cuenta con 4 cursos lectivos en España, sólo se da una única asignatura en materia de nutrición. Huelga decir que no hay comparación frente a los conocimientos de un profesional y otro en esta materia. Sería como si yo con la asignatura que cursé de química en la carrera quisiera competir con un Licenciado en Químicas, el químico se partiría de risa. Lo irónico es que en el mundo real, yo haría el trabajo de éste químico habiendo cursado una única asignatura en la materia, mientras el no podría ni acceder a ese sistema, como nos ocurre a los nutricionistas con los enfermeros.

¿Y quién dirige el cotarro? Pues por desgracia para los pobres enfermeros, no son ellos.

Fácil, los servicios de endocrinología de los hospitales. No voy a entrar a discutir si frente a un endocrino tenemos competencia o no los Diplomados en Nutrición y Dietética. El endocrino es muy buen endocrino, un nutricionista no puede asumir sin cierta experiencia la responsabilidad que le dan a un Doctor en Endocrinología para planificar la alimentación en muchos estados de enfermedad, léase enfermedad hepática, renal, intestinal, etc, eso sin contar los conocimientos del mismo sistema metabólico y endocrino (valga la redundancia) del cuerpo humano. Deciden sobre alimentación por sonda, por vía venosa, reparto de nutrientes, etc. Es probable que nunca yo como nutricionista llegue a alcanzar ese nivel técnico para poder decidir en dicha materia.

Ahora bien y aquí radica la diferencia. ¿Qué pensaríais de un arquitecto que no sabe que tipo de ladrillos llevan sus edificios?¿O uno que no sabe qué se necesita para hacer el hormigón? Los médicos endocrinos no estudian bromatología (la ciencia que estudia los alimentos), no han estudiado los diferentes tratamientos tecnológicos y saben poco de los matices en la composición de los alimentos. Al margen de esto, su ocupación profesional son los enfermos, no las personas sanas (¡¡esas no van al médico!!) y es precisamente donde un nutricionista marca la diferencia y la pauta.
Es para lo que nos hemos preparado, para divulgar lo que se debe y no se debe comer para prevenir enfermedades, para optimizar la alimentación, para modificar la condición corporal con la selección de alimentos. Pero esto no es lo más importante. Lo más importante es que un nutricionista puede ejercer la labor de educar, lo que se llama educación nutricional. Si usted sufre sobrepeso y va al endocrino, 9 de cada 10 le medirán la talla, el peso y la edad (con suerte algunas cosas más), abrirá un cajón y sacará un papel mientras dice: Ésta es su dieta de 1600 calorías. Sígala y en 6 meses lograremos nuestro objetivo.

¡¡FALSO!!

Decidme cuántos habéis seguido una dieta y habéis alcanzado vuestro objetivo. La explicación es simple, es improbable que una persona en la sociedad actual tenga la oportunidad de seguir a rajatabla una de esas dietas. Por Dios, no la seguiría ni yo.
La clave es hablar con la gente, estudiar su caso, enseñarles lo que tienen que comer, cómo, cuándo, pero sobretodo, porqué. Un medico no tiene ni el tiempo ni las ganas (ni probablemente los conocimientos) de hacer esto. Tristemente esto también sucede en algunas grandes franquicias de nutrición, pero estas compañías suelen sacar dinero vendiendo productos y no con su conocimiento.

Y esto sigue señores.

Para ponerle la guinda al pastel me falta hablar de una figura que es casi una deidad, el Médico de cabecera. Creo que el mayor número de sandeces que he escuchado en materia de nutrición son las aconsejadas por médicos de cabecera. Ojo, hace unos párrafos comentaba que los Enfermeros sólo estudiaban una única asignatura sobre nutrición. Anda, pues mira tu por donde que los médicos de cabecera igual, una sola asignatura, no hablar ya del conocimiento que tendrán sobre los alimentos que recomiendan. Pues bien, todavía estoy por ver al primero que me haga más caso a mi que a su médico de cabecera.

Vosotros diréis - Bueno Jesús, has nombrado profesionales de la salud que están formados y bien formados-. Cierto, voy a hablaros de más gente que sabe más de nutrición que un nutricionista:

El primero es "la prima Loli". La prima Loli, como podría decir "El tío Fulano" o "El amigo de un amigo" es la persona que más sabe de alimentación en el mundo. Cito la frase ficticia pero basada en hechos reales que dicen "las primas Loli":
 - Ay mujer, si te duele la espalda tienes que tomar anchoas con natillas, me han dicho que tienen una combinación única de nutrientes esenciales que alivian el dolor, creo que pueden curar la lumbalgia según he oído-.
Eso es lo que escucha una persona normal, de la calle. Lo que escucha un nutricionista:
- Ay mujer, notengoniideadeloqueestoydiciendoporquenotieneningúnsentidoylaúnicaexplicacionquedoyes "según he oído".

Y es que las frases que más impacto tienen en la alimentación del ciudadano medio son:
- Te lo digo yo.
- He oído.
- Me lo ha mandado mi médico de cabecera.
- Hay estudios que lo han demostrado.

Y esta última se lleva la palma. ¿Qué estudios son esos? Pues ni idea, lo oí en radiopatio un día y asumí que tenía que desayunar aceitunas con nata todos los martes y jueves.

Ya por último y con esto acabo, he de hablar de una de las maestras de "la prima Loli", la persona que más sabe de alimentación (¿nutricionistas?¿eso que es?) sobre la faz de la tierra. EL HERBOLARIO. El herbolario es el dependiente del establecimiento del mismo nombre cuyo sueldo sale de la venta de una infinidad de mejunjes mágicos que hacen todo lo que quieras, desde quitar el estrés hasta evitar las pelotillas de los pies. Y lo más cachondo del tema es que no sólo el 99% de lo que vende no tiene ninguna evidencia científica, sino que la prima Loli se gasta una millonada en el herbolario. Pero hay algo que es aún mejor, y es que la prima Loli después de tomarse el comprimido del extracto de vejiga del topo de las islas Fidji, viene y te dice que ya no tiene pelotillas en los pies! Oh sorpresa, creo que la prima Loli debería pensar con la cabeza y plantearse que si el comprimido del extracto de vejiga del topo de las islas Fidji no tiene ningún estudio científico serio que avale tal afirmación, es probable que esté siendo víctima del efecto Placebo. Pero eso lo dejamos para más adelante, de momento voy a irme al sofá a cenar mis cereales con ketchup, he oído que van bien para quitarme la cara de perplejidad que se me queda al oír hablar de nutrición.

Artículo escrito por: Jesús Miguel Rodríguez Castaño

16 comentarios:

  1. De acuerdo con todo, excepto con el ataque gratuito hacia los técnicos superiores en dietética. Será que yo, además de diplomada, también soy técnica, pero no entiendo por qué tantos diplomados (o estudiantes de la diplomatura) atacan de esa manera a los técnicos en dietética. Me parece a mi que no están informados de qué módulos (asignaturas) se compone el ciclo formativo. Evidentemente los conocimientos del FP no alcanzan el nivel de la carrera en cuanto a bioquímica, bromatología, procesado de alimentos... pero, afortunadamente para mi, el Ciclo Formativo de Dietética me ha preparado para MUCHO MÁS que para planificación dietética (labor que por cierto, creo que se nos enseña mucho mejor que en la carrera). Por todo lo demás, coincido totalmente contigo y me resulta muy triste y frustrante escuchar toda esa serie de comentarios... Y lo que has dicho de cuando te comentan algo sólo para que lo confirmes: "El pan es malo malísimo súper prohibido, a que si? a que si?" Y da igual lo que expliques, nada va a cambiar su opinión porque, como dices, lo ha dicho su prima Loli, el del herbolario o el monitor del gimnasio!!! (no sabes cuántas amigas me hablan sobre los conocimientos en nutrición de sus monitores de gimnasio....). Te juro que a veces me siento tonta y hasta dudo de mis conocimientos, dada la convicción con la que habla la gente de nutrición. En fin.... ánimo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy acuerdo contigo en que en la carrera de Nutrición y Dietética la parte de la dietética queda bastante relegada. Sin embargo y esto es una concepción personal que puede compartirse o no, creo que la educación nutricional debe ser prioritaria ante las dietas, simplemente por el hecho de que las dietas no enseñan. Es como el dicho "no me des peces y enséñame a pescar". Pero como te digo es una opinión. Y mi crítica con los de FP no es tal, es lo que comento, el dietista sabe hacer dietas y el nutricionista sabe de nutrición, evidentemente ambos tocan parte de uno y de otro pero nada más.

      Gracias por tu comentario

      Un saludo

      Eliminar
    2. Y sí, tienes toda la razón del mundo con lo de los monitores (y los usuarios) de los gimnasios, con un curso de 15 horas te meten proteínas a todo trapo dándose la mayor legitimidad del mundo.

      Eliminar
    3. Muy buenas. Yo soy DN también y me siento totalmente identificado con lo que comentas. Aunque es verdad que con el tiempo me he ido dando cuenta de la importancia de las cosas. Es decir, no se puede comprar la labor de un médico o farmacéutico o enfermero con la nuestra. Ellos tienen competencias mucho mas específicas y determinantes sobre las personas. No va a pasar nada porque una persona se tome en vez de queso fresco queso curado, pero sí que un farmacéutico dispense un fármaco u otro o

      Además de esto, cualquier persona con un nivel de cultura medio sabe perfectamente lo que tiene que hacer para en este caso perder peso (que es lo más solicitante), que es comer saludablemente y hacer ejercicio. Todo el mundo sabe que tiene que comer más verduras y frutas, menos grasas y más carne que pescado. Lo que pasa que no lo hacen porque hay cosas más importantes para ellos.

      A lo que voy es que cada profesión recibe en cuanto a las responsabilidades que es capaz de atribuir. Y hoy por hoy la alimentación es importante para llevar un estilo de vida saludable, pero no es más que un papel secundario.

      Eliminar
  2. Julia será donde has estudiado tu, yo llevo 3 años haciendo planificación dietética....

    ResponderEliminar
  3. 3 años en un ciclo formativo? Están pensados para hacerlos en dos, así que ánimo! Y si te refieres a en un trabajo, es la suerte que te ha tocado. No me sirve para justificar que sólo se estudie eso. Tengo compañeras diplomadas que también se dedican a planificación dietética, y evidentemente, en la carrera se nos prepara para mas cosas!! Y por cierto, el FP lo hice en el instituto Renacimiento de Madrid y la carrera en la Complutense.

    ResponderEliminar
  4. Comparto la opinión de que hay mucho intrusismo en este área, y que educar a una nueva generación más consciente de lo que es en realidad la nutrición requiere de mucha paciencia y la desmitificación del "me han dicho". Sin embargo creo que se os plantea precisamente ese momento de cambio, en el que aunque os cueste podéis hacer mucho por los que vienen detrás. En cuanto a "dietas" Jesus Miguel sabe que soy su mayor apoyo, porque yo nunca había me habría pensado comer solo alcachofas un mes, y en cambio él se tomó ese tiempo y con su clase maestra adelgacé 8 Kg en menos de un año; sin prisa, de forma saludable, y sobre todo con una sonrisa y sin que me interrumpiera la vida (todos hemos visto a las amigas ir de cañas y no comer nada mientras nosotros disfrutamos unas ricas croquetas).
    Así es que a los profesionales os pido paciencia para enseñarnos y mucho ánimo porque de vosotros depende en gran parte también la salud de las personas no hospitalizadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, que apoyo! Gracias Sandra (y lo digo con la lagrimilla en el borde del ojo :P)

      Eliminar
  5. Quiero felicitarte por el artículo, me parece que está muy bien descrita una realidad que es extensiva a muchas profesiones en estos días en los que todos somos “expertos” en todo. Pero quería hacer una pequeña defensa de esos “inocentes” que se dejan influir/aconsejar/embaucar/reafirmar-opinión porque eso de la educación nutricional o “saber qué se debe comer” y hacerlo, es duro y poco atractivo. Como dicen por ahí “todo lo que más nos gusta es también lo que más nos engorda o viene mal para nuestra salud”. Creo que por eso nos dejamos llevar y escuchamos solo lo que queremos escuchar. Yo he tenido que cambiar mis hábitos alimenticios porque tenía muy alto el colesterol, he estado guiada por un nutricionista y me ha ido muy bien, además he adelgazado unos 5 kg (lo que me ha sentado fenomenal) y no los he recuperado. Pero también tengo decir que me ha costado mucho, lo fácil es hacer una dieta milagro y cosas así, algo rapidito y sin mucho esfuerzo. Quizá por eso ocurren estas cosas, porque cambiar la mentalidad y la forma de alimentarnos para hacerlo de forma racional y, sobre todo, hacerlo para siempre no es algo fácil ni agradable.

    ResponderEliminar
  6. Muy buenas. Yo soy DN también y me siento totalmente identificado con lo que comentas. Aunque es verdad que con el tiempo me he ido dando cuenta de la importancia de las cosas. Es decir, no se puede comprar la labor de un médico o farmacéutico o enfermero con la nuestra. Ellos tienen competencias mucho mas específicas y determinantes sobre las personas. No va a pasar nada porque una persona se tome en vez de queso fresco queso curado, pero sí que un farmacéutico dispense un fármaco u otro o

    Además de esto, cualquier persona con un nivel de cultura medio sabe perfectamente lo que tiene que hacer para en este caso perder peso (que es lo más solicitante), que es comer saludablemente y hacer ejercicio. Todo el mundo sabe que tiene que comer más verduras y frutas, menos grasas y más carne que pescado. Lo que pasa que no lo hacen porque hay cosas más importantes para ellos.

    A lo que voy es que cada profesión recibe en cuanto a las responsabilidades que es capaz de atribuir. Y hoy por hoy la alimentación es importante para llevar un estilo de vida saludable, pero no es más que un papel secundario.

    ResponderEliminar
  7. Buenas a todos. No tengo ninguna titulación de ningún tipo, pero sí que estoy interesado en cursar el grado en nutrición humana y dietética, me gusta mucho la nutrición clínica como especialidad de la nutrición. Según vosotros, ¿los nutricionistas no son competentes para realizar tratamientos nutricionales o dietoterapia en población con patologías?. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  8. Aqui en México la carrera es de 4 años y 1 más de servicio social, y es una profesión infravalorada, la cual tiene uno que sacar adelante por sus propios conocimientos

    ResponderEliminar
  9. Pues no sé para qué estudian tanto si le dan la misma dieta a todo el mundo, sea gordo, flaco o tenga la enfermedad que tenga.

    ResponderEliminar
  10. Un interesante debate, Jesús.
    Soy enfermera de familia y comunitaria.
    Creo que sí se solapan algunas de nuestras competencias en cuanto a prevención. En paciente sano.
    Y sí estoy muy de acuerdo en que el asesoramiento de diplomados en nutrición sería muy necesario en el ámbito de la prevención y promoción de la salud.
    Tristemente, en la actualidad vuestra presencia brilla por su ausencia.

    ResponderEliminar
  11. Hola a todos... me llamo Marcela y hace días me siento mal con este tema, realmente angustiada y frustrada... Soy lic en Nutrición de Argentina, TDF... me siento sola como nutri peleando por defender lo que estudié durante 5 años y lo que amo hacer... Cansada de que todos hablen de dietas: herbalife, nutrilife y toda esa porquería, todos los profesionales que también dan la dieta, ninguno deriva, todos quieren ser todo... los entrenadores de gimnasio que dan "cursos de nutrición" el hecho de que no podemos indicar análisis clínicos (lo cual es ridículo!!!! sabemos muy bien sobre glucemias, colesterol etc me vienen al consultorio con las enzimas hepáticas altas y el médico los pasó como normal... o por qué no piden HOMA ni la insulinemia y no miran la acantosis nigricans en pacientes obesos... He visto bioquímica y sé que valores mayores o iguales a 2 de TSH ya presentan desorden pero los médicos hasta que no sobrepasa el 4 te dicen "está todo normal".... ni hablar de fiscalización... la persecución que nos hacen con el tema de la habilitación, cuando nuestra práctica básicamente es la educación... eso sí no inspeccionan ni los batidos, ni las nutris que van a domicilio ni los gimnasios que dan dietas, solo a las que trabajamos bajo ley.... La otra vez a una nutri le llamaron la atención porque su cartel decía "diagnóstico de obesidad" acaso no somos personal apto para decir quien es obeso y quien no? si contamos con impedancia, el imc, el indice C/C... por qué no podemos hacer nada!!!!!!!!!!! me gustaría hacer especialidades como endocrinología, que me encanta... pero no soy médica.... me gustaría vender productos nutricionales y la compañia hoy me responde que no es para nutricionistas... y por último... el favoritismo o acomodamiento acá en la isla, como en muchos lugares... entre que en las convocatorias y en las ofertas de empleo es raro que pidan nutri, siempre entran las mismas o la esposa de... o la hija de... y una que se capacita continuamente queda afuera... soy una fan de educar, me hace feliz explicar a los pacientes los por que para lograr la adherencia, y sé que merezco una mejor posición.. pero es difícil cuando nuestra profesión está TAAAAAAAAAAAAAANNNNNNNNNNNNNN menospreciada, y tan realizada por todos... cuando en realidad la alimentación es una necesidad básica y ya decía Aristóteles "que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento"

    Gracias por darme este espacio... y me hace sentir menos sola que otros opinen de manera similar

    ResponderEliminar
  12. Cuando no existe patología, el profesional titular y responsable no es el médico, cierto. Aunque siento decirte que tampoco el nutricionista, sino el ENFERMERO. Por cierto, antes de que existiérais, eran los profesionales de enfermería quienes se encargaban de los aspectos nutricionales. En cualquier caso, dada la importancia de la Nutrición, es comprensible que exista como disciplina independiente, pero para necesidades particulares y específicas. La nutrición como herramienta para la promoción de hábitos de vida saludable es parte de la Enfermería, puesto que la promoción de la Salud poblacional es responsabilidad de ésta. Hay hueco para todos, sin necesidad de pisar a nadie, ni mucho lenos desprestigiar a aquellos que, sin tanta formación inicial y con mucho esfuerzo, han asumido vuestro campo cuando todavía no existíais.

    Firmado: Grado en Enfermería y Máster en Entrenamiento y Nutrición deportiva, con formación en alimentación consciente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar